Concepto

El concepto de acción positiva surge en Estados Unidos en la década de los 60 como parte de las estrategias para luchar contra las discriminaciones que sufren distintos colectivos a causa de su sexo, raza, religión, etc..
El Comité para la Igualdad entre hombres y mujeres del Consejo de Europa define el concepto de acciones positivas como las “estrategias destinadas a establecer la igualdad de oportunidades a través de medidas que permitan contrastar o corregir aquellas discriminaciones que son el resultado de prácticas o sistemas sociales”.
Aunque en Europa vivimos en un sistema democrático que garantiza los derechos de los ciudadanos, aun hoy las mujeres europeas padecen las consecuencias de una situación social regida por la “discriminación indirecta” que se produce cuando, habiendo condiciones formalmente neutras respecto al sexo, resultan desfavorables en la práctica para las mujeres.

Las profesionales que trabajan en el sistema del arte no sólo padecen la discriminación indirecta en todos los órdenes de nuestra sociedad, sino también en el ámbito específico laboral del sistema artístico.

Los planes de acción positiva se han revelado como el método más utilizado en Europa y fuera de ella, para la eliminación de situaciones de discriminación indirecta.

Las acciones positivas están destinadas a beneficiar a las mujeres mediante la promoción real de la igualdad de oportunidades: optimizando la representación de las mujeres y eliminando las desigualdades de acceso a las funciones decisorias, a los medios de producción y a las redes de difusión.

Los estereotipos sociales respecto al trabajo de las mujeres siguen impidiendo el aprovechamiento de la creatividad, la cualificación y las capacidades que aportan las mujeres también en el sistema del arte.
Por ello, cobra especial importancia el impulso de acciones positivas (un plan de acción positiva se termina cuando se ha conseguido la igualdad real entre mujeres y hombres).

En este sector de actividad, los obstáculos para la igualdad entre mujeres y hombres son particularmente tenaces y justifican la adopción de una iniciativa específica en pro de la reducción de las desigualdades constatadas, teniendo en cuenta igualmente el efecto de palanca que ello puede tener para la sociedad en su conjunto; pues, únicamente el equilibrio entre los géneros transforma los comportamientos en relación a una complementariedad de puntos de vista, de sensibilidades, de métodos y de intereses.

Por tanto, es necesario emprender una iniciativa específica para este sector de actividad a fin de explicar y contrarrestar los mecanismos y comportamientos que provocan estas desigualdades.
Esta iniciativa está respaldada por el Artículo 26 de la Ley de Igualdad (LEY ORGÁNICA 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres).

El plan de acciones positivas en el sistema del arte español que pretendemos impulsar está dirigido a implantar:

  • la participación equilibrada de mujeres y hombres, reduciendo las asimetrías entre ambos sexos: asimetría en los lugares, en las posiciones, en las funciones desarrolladas;
  • el principio de igualdad entre hombres y mujeres, que debe aplicarse al conjunto de agentes del sector de las artes, en todas las disciplinas, en todos los tipos de estructuras (producción, difusión y enseñanza) y en todos los sectores de actividad (artística, técnica y administrativa)

Dado que el talento no explica por sí solo la calidad artística de una realización o el éxito de una trayectoria profesional, pues los talentos necesitan encontrarse con el público y contrastarse para ser reconocidos, es preciso:

  • mejorar la presencia de las creadoras y de sus obras en las programaciones, las colecciones, las ediciones o las consultas;
  • erradicar los prejuicios persistentes que dan lugar, con harta frecuencia, a conductas discriminatorias para con las mujeres en los procesos de selección y nombramiento;
  • la instauración progresiva del equilibrio entre los géneros en los equipos de trabajo, las programaciones y las reuniones profesionales, que en la actualidad se rigen a menudo por un sistema de separación de sexos poco compatible con las exigencias de nuestra sociedad.

Puesto que las mujeres están infrarrepresentadas en puestos de responsabilidad de las instituciones culturales, de las academias y de las universidades, es necesario:

  • alentar a las Instituciones de la Administración del Estado a que supriman cualquier traba al acceso de las mujeres a la dirección de las instituciones culturales así como de las academias y universidades;
  • alentar a las Instituciones de la Administración del Estado a que lleven a cabo análisis comparativos de la situación real en las distintas Comunidades para facilitar la concepción y aplicación de políticas comunes, elaborar estadísticas y hacer que los progresos realizados resulten comparables y mensurables.

 

Web Responsive construida con HTML5 y CSS3
Creado por Cicla Estudio - Copyright © 2015 MAV

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

La página web de MAV utiliza Google Analytics, es la herramienta de analítica que ayuda a los sitios web y a los propietarios de aplicaciones a entender el modo en que sus visitantes interactúan con sus propiedades. Se utilizan un conjunto de cookies (_utma, _utmb, _utmc y _utmz) para recopilar información e informar de las estadísticas de uso de los sitios web sin identificar personalmente a los visitantes de Google. 

Para la promoción de redes sociales se están usando las cookies de Facebook y Youtube, para que nuestros visitantes puedan seguirnos en dichas redes.

Por último, se descarga una cookie de tipo técnico y de sesión. Gestiona el consentimiento del usuario ante el uso de las cookies en la página web, con el objeto de recordar aquellos usuarios que las han aceptado y aquellos que no, de modo que a los primeros no se les muestre información en la parte superior de la página al respecto.